Si nos ponemos en el lugar de los apóstoles ¿sentirías miedo?

28

JUNIO
Martes
13ª Semana Ordinario
San Ireneo, obispo y mártir


Am 3,1-8;4,11-12: El Señor ha hablado, ¿quién no profetizará?

Escuchen esta palabra que dice el Señor, hijos de Israel, a todas las familias que saqué de Egipto: “A ustedes solos los escogí, entre todas las familias de la tierra; por eso les tomaré cuentas por sus pecados. ¿Caminan juntos dos que no se conocen? ¿Ruge el león en la espesura sin tener presa? ¿Alza su voz el cachorro en la guarida sin haber cazado? ¿Cae el pájaro por tierra si no hay una trampa? ¿Salta la trampa del suelo sin haber atrapado? ¿Suena la trompeta en la ciudad sin que el pueblo se alarme? ¿Sucede una desgracia en la ciudad que no la mande el Señor? Que no hará cosa el Señor sin revelar su plan a sus siervos, los profetas. Ruge el león, ¿quién no teme? Habla el Señor, ¿quién no profetiza? Les envié una catástrofe como la de Sodoma y Gomorra, y fueron como tizón salvado del incendio, pero no se convirtieron a mí –oráculo del Señor–. Por eso, así te voy a tratar, Israel, y, porque así te voy a tratar, prepárate a encararte con tu Dios.”


Sal 5: Enséñame, Señor, tu santidad.


Mt 8, 23-27: Dio una orden determinante a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma.

En aquel tiempo, subió Jesús a la barca, y sus discípulos lo siguieron. De pronto, se levantó un temporal tan fuerte que la barca desaparecía entre las olas; él dormía.

Se acercaron los discípulos y lo despertaron, gritándole: “¡Señor, sálvanos, que nos hundimos!” Él les dijo: “¡Cobardes! ¡Qué poca fe!” Se puso en pie, increpó a los vientos y al lago, y vino una gran calma. Ellos se preguntaban admirados: “¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y el agua le obedecen!”


Comentarios

Si nos ponemos en el lugar de los apóstoles ¿sentirías miedo? El miedo es parte de la naturaleza humana, en ocasiones sentiremos miedo de seguir en el camino o de tomar una decisión, pero hay que recordar que Jesús está ahí para calmar las tempestades y para celebrar nuestras alegrías.

¿Qué tan grande es tu fe? En estos días de tanta incertidumbre, violencia, muerte, buscamos signos de esperanza y no nos damos cuenta de que la esperanza somos nosotros, que hacer el bien en estos tiempos es seguir a Jesús y llevar esperanza a los que la necesitan.

Hay que darnos cuenta de que no estamos solos en esta “barca”, que Jesús va de la mano con nosotros, sólo es cuestión de abrir el corazón a su voz.

Maricarmen Moctezuma Margain

Visto 184 veces

Please publish modules in offcanvas position.