La acción liberadora de Jesús significó un "parte aguas" entre lo establecido y socialmente aceptado -como los abusos de poder (sociales, políticos, económicos y religiosos)- y el renacimiento de la conciencia dignificadora.

24

MARZO
Jueves
3ª Semana de Cuaresma
Oscar Arnulfo Romero, mártir (1980)
Catalina de Suecia (1381)


Jer 7,23-28: Aquí está la gente que no escuchó al Señor.

Así dice el Señor: «Ésta fue la orden que les di: "Obedézcanme, y yo seré su Dios y ustedes serán mi pueblo; caminen por el camino que les señalo, y les irá bien". Pero no escucharon ni prestaron oído; seguían sus planes, la maldad de su corazón endurecido, dándome la espalda y no la cara. Desde que sus padres salieron de Egipto hasta hoy les envié a mis siervos los profetas un día y otro día; pero no me escucharon ni prestaron oído, se pusieron tercos y fueron peores que sus padres. Ya puedes repetirles este sermón, que no te escucharán; ya puedes gritarles, que no te responderán. Les dirás: "Ésta es la gente que no obedeció al Señor, su Dios, y no quiso escarmentar; la sinceridad se ha perdido, arrancada de su boca"».

 

Sal 95: Ojalá escuchen hoy la voz del Señor.

 

Lc 11,14-23: Quien no está conmigo está contra mí

En aquel tiempo estaba Jesús echando un demonio que era mudo. Cuando salió el demonio, habló el mudo; y la multitud se admiró. Pero algunos dijeron: «Expulsa los demonios con el poder de Belcebú, jefe de los demonios». Otros, para ponerlo a prueba, le pedían una señal del cielo. ÉI, leyendo sus pensamientos, les dijo: «Un reino dividido internamente va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si Satanás está dividido internamente, cómo se mantendrá su reino? Porque ustedes dicen que yo expulso los demonios con el poder de Belcebú. Si yo expulso los demonios con el poder de Belcebú, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso ellos los juzgarán. Pero si [yo] expulso los demonios con el dedo de Dios, es que ha llegado a ustedes el reino de Dios. Mientras un hombre fuerte y armado guarda su casa, todo lo que posee está seguro. Pero si llega uno más fuerte y lo vence, le quita las armas en que confiaba y reparte sus bienes. El que no está conmigo está contra mí. El que no recoge conmigo desparrama».

 

Comentarios

La acción liberadora de Jesús significó un "parte aguas" entre lo establecido y socialmente aceptado -como los abusos de poder (sociales, políticos, económicos y religiosos)- y el renacimiento de la conciencia dignificadora. El dominio avasallador de estos grupos y la crueldad con que actuaban se fortalecía por la creencia extendida de que este era el querer de Dios. Imposible el acceso a la bendición de Dios para quienes sentían la pequeñez o la impureza legal, generando dependencia y pesimismo ante las fuerzas del mal. No es de extrañar que desconfiaran de Jesús como alguien que podría también burlarse y aprovecharse, pero él más bien buscaba desde Dios desmontar todo ese engranaje social, supersticioso y perverso. Dignificó al pueblo devolviéndole la esperanza y la confianza de que es posible liberarse de esa dominación y sometimiento, empezando por desarraigarlo de la mente y el corazón de cada persona. ¿A qué crees que estás sometido en este sistema-mundo en el que vives? ¿Podrá Jesús liberarte también? ¡Haz la prueba!

Visto 367 veces

Please publish modules in offcanvas position.