Hoy el Apóstol Santiago nos invita a cuidar "la lengua" a la hora de hablar. Es cierto que con la lengua bendecimos a Dios, pero también maldecimos a los demás, sembrando odio, envidia, codicia, es decir, todo tipo de divisiones...

19

FEBRERO
Sábado
6ª Semana Ordinario
Gaspar de Búfalo (1836)


Stg 3,1-10: La lengua nadie es capaz de domarla

Hermanos míos, no quieran muchos ser maestros; ya saben que los que enseñamos seremos juzgados más severamente. Todos fallamos muchas veces: el que no falla con la lengua es un hombre perfecto, capaz de dominar todo el cuerpo. A los caballos les ponemos un freno en la boca para que nos obedezcan, y así guiamos todo su cuerpo... La raza humana es capaz de domar y domesticar toda clase de fieras: aves, reptiles y peces. Pero nadie logra dominar la lengua: mal infatigable, lleno de veneno mortífero. Con ella bendecimos al Señor y Padre, con ella maldecimos a los hombres creados a imagen de Dios. De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, no debe ser así.


Sal 12: Tú nos guardarás, Señor


Mc 9,2-13: Se transfiguró delante de ellos

En aquel tiempo, tomó Jesús a Pedro, a Santiago y a Juan y se los llevó aparte a una montaña elevada. Delante de ellos se transfiguró: su ropa se volvió de una blancura resplandeciente, tan blanca como nadie en el mundo sería capaz de blanquearla. Se les aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a armar tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». No sabía lo que decía, porque estaban llenos de miedo. Entonces vino una nube que les hizo sombra, y salió de ella una voz: «Éste es mi Hijo querido. Escúchenlo». De pronto miraron a su alrededor y no vieron más que a Jesús solo con ellos. Mientras bajaban de la montaña, les encargó que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del Hombre resucitara de entre los muertos. Ellos cumplieron aquel encargo, pero se preguntaban qué significaría resucitar de entre los muertos. Y le preguntaron: «¿Por qué dicen los letrados que primero tiene que venir Elías?». Él les respondió: «Elías vendrá primero y restaurará todo. Pero, ¿por qué está escrito que el Hijo del Hombre ha de padecer mucho y ser despreciado? Yo les digo que Elías ya vino y lo trataron a su antojo, tal como está escrito».


Comentarios

Hoy el Apóstol Santiago nos invita a cuidar "la lengua" a la hora de hablar. Es cierto que con la lengua bendecimos a Dios, pero también maldecimos a los demás, sembrando odio, envidia, codicia, es decir, todo tipo de divisiones que se puedan generar en la familia o en la comunidad, en el ámbito religioso, político y económico. La lengua, así como es un miembro importante en el cuerpo humano, también se convierte en un arma mortal; por eso, la llamada de atención está en frenarla, domarla. Según Marcos, Jesús, una vez que se transfiguró delante de Pedro, Santiago y Juan - «su ropa se volvió de una blancura resplandeciente- los invitó a seguir adelante portando aquella fuerza transformadora de lo vivido. La propuesta que hace Jesús es no quedarse en las mismas actitudes o modos de vivir que deshumanizan, sino ser ejemplos vivos de la gracia de Dios. ¿Acaso soy capaz de generar diálogos fraternos en mi familia y comunidad? ¿Dejo que la gracia de Dios me transforme?

Visto 280 veces

Please publish modules in offcanvas position.