En ocasiones, en ambientes eclesiales, sociales o políticos, por ejemplo, pensamos que hacemos bien siendo fieles a las instrucciones que dictan personas con autoridad, como sucedió a Pablo previo a...

25

ENERO
Martes
3ª Semana Ordinario
Conversión de Pablo


Hch 22,3-16: «Levántate y recibe el bautismo»

Dijo Pablo al pueblo: ... «Yo perseguí a muerte a quienes seguían ese camino, arrestando y metiendo en la cárcel a hombres y mujeres, como pueden atestiguarlo el sumo sacerdote y el senado en pleno. De ellos recibí carta para los hermanos y me puse en camino hacia Damasco para arrestar a los de allí y conducirlos a Jerusalén para que fuesen castigados. Yendo de camino, cerca ya de Damasco, hacia el mediodía, de repente una luz celeste, intensa, resplandeció en torno a mí. Caí en tierra y escuché una voz que me decía: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?" Contesté: "¿Quién eres, Señor?" Contestó la voz: "Yo soy Jesús Nazareno, a quien tú persigues. Los acompañantes veían la luz, pero no oían la voz del que hablaba conmigo. Yo le dije: "¿Qué debo hacer, Señor?" Contestó el Señor: "Levántate y ve a Damasco; allí te dirán lo que debes hacer." Como no veía, deslumbrado por el brillo de aquella luz, los acompañantes me llevaron de la mano y así llegué a Damasco. Un tal Ananías, hombre piadoso y observante de la ley, de buena reputación entre todos los judíos de la ciudad, vino a visitarme, se presentó y me dijo: "Hermano Saulo, recobra la vista. " En aquel momento pude verlo a él. Me dijo: "El Dios de nuestros padres te ha destinado a conocer su designio, a ver al Justo y a escuchar directamente su voz porque serás su testigo ante todo el mundo de lo que has visto y oído. Por tanto no tardes: bautízate y lávate de los pecados invocando su nombre"».


Sal 117: «Vayan por el mundo entero y proclamen el Evangelio»


Mc 16,15-18: A los que crean los acompañarán signos

Jesus dijo a los Once: «Vayan por todo el mundo proclamando la Buena Noticia a toda la humanidad. Quien crea y se bautice se salvará; quien no crea se condenará. A los creyentes acompañarán estas señales: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán lenguas nuevas, agarrarán serpientes; si beben algún veneno, no les hará daño; pondrán las manos sobre los enfermos y se sanarán.»


Comentarios

En ocasiones, en ambientes eclesiales, sociales o políticos, por ejemplo, pensamos que hacemos bien siendo fieles a las instrucciones que dictan personas con autoridad, como sucedió a Pablo previo a su encuentro transformador con Jesús. Toda persona que tenga este encuentro con Jesús y su causa, quizás viva una especie de sacudida que cuestione su proceder. En ocasiones, sin darnos cuenta, actuamos por imitación, por costumbre o distracción sin realmente pensar si nuestra conducta daña o afecta a quienes nos rodean. Quizás adoptemos comportamientos para autodefendernos y subsistir, pero la vida siempre estará llamada a la relacionalidad pura sin miedos y complejos. La vida nunca será una línea continua sin dificultades; para un creyente los momentos de crisis serán el tiempo de purificar y reorientar la caminada. Se requiere una constante actitud de "metanoia" (conversión desde dentro), para descubrir el querer de Dios. ¿Qué haces en las crisis? ¿Te aferras, sin más, a tus seguridades o te abres a la acción de Dios? ¡Confía! ¡Él te acompaña!

Visto 354 veces

Please publish modules in offcanvas position.