En el mundo bíblico, las viudas, los pobres y los migrantes formaban los grupos más vulnerables y excluidos. Esta tríada también estaba protegida por el Dios que vela y hace justicia a sus excluidos.

22

NOVIEMBRE
Lunes
34ª Semana Ordinario
Cecilia, virgen y mártir (177)


Dn 1,1-6.8-20: No se encontró ninguno como ellos

El año tercero del reinado de Joaquín, rey de Judá, Nabucodonosor, rey de Babilonia llegó a Jerusalén, y la sitió... El rey ordenó a Aspenaz, jefe de eunucos, seleccionar algunos israelitas de sangre real y de la nobleza, jóvenes, perfectamente sanos, de buen tipo, bien formados en la sabiduría, cultos e inteligentes y aptos para servir en palacio, y ordenó que les enseñasen la lengua y literatura caldeas. Cada día el rey les pasaría una ración de comida y de vino de la mesa real. Su educación duraría tres años, al cabo de los cuales pasarían a servir al rey. Entre ellos había unos judíos: Daniel, Ananías, Misael y Azarías. Daniel hizo propósito de no contaminarse con los manjares y el vino de la mesa real, y pidió al jefe de eunucos que le dispensase de esa contaminación. El jefe de eunucos, movido por Dios, se compadeció de Daniel y le dijo: Tengo miedo al rey, mi señor, que les ha asignado la ración de comida y bebida; si los encuentra más flacos que sus compañeros, pongo en peligro mi cabeza. Daniel dijo al guardia a quien el jefe de eunucos había designado para que cuidara de él así como de sus compañeros Ananías, Misael y Azarías: Haz una prueba con nosotros durante diez días: que nos den verduras para comer y agua para beber. Compara después nuestro aspecto con el de los jóvenes que comen de la mesa real y trátanos luego según el resultado. Aceptó la propuesta e hizo la prueba durante diez días. Al acabar tenían mejor aspecto y estaban más gordos que los jóvenes que comían de la mesa real.


Interleccional Dn 3: Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres


Lc 21,1-4: Esa viuda puso cuanto tenía para vivir

En aquel tiempo, Jesús, levantando la vista, observó a unos ricos que depositaban sus donativos en el arca del templo. Observó también a una viuda pobre que ponía unas moneditas; y dijo: Les aseguro que esa pobre viuda ha puesto más que todos. Porque todos ésos han depositado donativos de lo que les sobraba; pero ella en su pobreza, ha puesto cuanto tenía para vivir.


Comentarios

En el mundo bíblico, las viudas, los pobres y los migrantes formaban los grupos más vulnerables y excluidos. Esta tríada también estaba protegida por el Dios que vela y hace justicia a sus excluidos. Lucas en su evangelio nos presenta 5 narraciones de viudas que con su acción: profética (la profetisa Ana); de confianza (la viuda de Sarepta); de vida (la viuda de Naín); de justicia (la viuda y el juez inicuo) y de generosidad (la viuda y sus moneditas); cada una celebra a Dios de la vida. La viuda de nuestro evangelio es una discípula ejemplar, porque confía plenamente en el ¡Dios que provee! El Dios de las viudas no puede defraudarla, por eso da todo lo que tiene, todo lo que ella es, todo lo que ella significa. Esta viuda sigue siendo ejemplo de gratuidad, de confianza y de entrega total a Dios para todas las personas que sirven en la comunidad. ¿Cómo es tu relación con el Dios que provee todo? Cómo muestras tu ofrenda de: tiempo, tesoro y talento en tu ministerio?

 

 

Visto 28 veces

Please publish modules in offcanvas position.