¿Por qué se alaba al que produce 10 minas y se le quita el dinero a la persona que no lo incrementa? Si aceptamos esta "teología de la prosperidad", estaríamos ante serios problemas.

17

NOVIEMBRE
Miércoles
33ª Semana Ordinario
Margarita de Escocia (1093)


2Mac 7,1.20-31: El creador les devolverá la vida

Arrestaron a siete hermanos con su madre. El rey los hizo azotar con látigos y nervios de buey para forzarlos a comer carne de cerdo, prohibida por la Ley. Pero ninguno más admirable y digno de recuerdo que la madre. Viendo morir a sus siete hijos en el espacio de un día, lo soportó con entereza, esperando en el Señor. Con noble actitud, uniendo un ardor varonil a la ternura femenina, fue animando a cada uno, y les decía en su lengua: Yo no sé cómo ustedes aparecieron en mis entrañas; no fui yo la que les dio el espíritu y la vida, ni la que ordenó armoniosamente los miembros de su cuerpo. Fue el creador del universo, el que modela la raza humana y determina el origen de todo. Él, con su misericordia, les devolverá el aliento y la vida si ahora se sacrifican por su Ley. Antíoco creyó que la mujer lo despreciaba, y sospechó que lo estaba insultando. Todavía quedaba el más pequeño, y el rey intentaba persuadirlo no sólo con palabras, sino que le juraba que si renegaba de sus tradiciones lo haría rico y feliz, lo tendría por amigo y le daría algún cargo. Pero como el muchacho no hacía el menor caso, el rey llamó a la madre y le rogaba que aconsejase al chiquillo para su bien. Tanto le insistió, que la madre accedió a persuadir al hijo; se inclinó hacia él, y riéndose del cruel tirano, habló así en su idioma: Hijo mío, ten piedad de mí, que te llevé nueve meses en el seno, te amamanté y crie tres años y te he alimentado hasta que te has hecho un joven. Hijo mío, te lo suplico, mira el cielo y la tierra, fíjate en todo lo que contienen y verás que Dios lo creó todo de la nada, y el mismo origen tiene el hombre. No temas a ese verdugo, no desmerezcas de tus hermanos y acepta la muerte. Así, por la misericordia de Dios, te recobraré junto con ellos. Apenas ella terminó de hablar, el muchacho dijo: ¿Qué esperan? Yo no obedezco el decreto real. Yo obedezco los decretos de la Ley dada a nuestros antepasados por medio de Moisés. Pero tú, que has tramado toda clase de crímenes contra los hebreos, no escaparás de las manos de Dios.


Salmo 16: Escóndeme, Señor, bajo las sombras de tus alas


Lc 19,11-28: ¿Por qué no pusiste mi dinero en el banco?

Como la gente lo escuchaba, Jesús añadió una parábola; porque estaban cerca de Jerusalén y ellos creían que el reino de Dios se iba a revelar de un momento a otro. Él les dijo: Un hombre noble se fue a un país lejano para ser nombrado rey y volver. Llamó a diez sirvientes suyos, les entregó una gran cantidad de dinero y les encargó: Háganla producir hasta que yo vuelva. Sus compatriotas, que lo odiaban, enviaron tras él una comisión encargada de decir No queremos que ese sea nuestro rey. Volvió una vez nombrado rey y llamó a los sirvientes a quienes había entregado el dinero para ver cómo había negociado cada uno. Se presentó el primero y dijo: Señor, tu dinero ha producido diez veces más. Le respondió: Muy bien, sirviente diligente; por haber sido fiel en lo poco, administrarás diez ciudades. Se presentó el segundo y dijo: Señor, tu dinero ha producido cinco veces más. Le respondió: Pues tú administrarás cinco ciudades. Se presentó el tercero y dijo: Aquí tienes tu dinero, que he guardado en un pañuelo. Te tenía miedo porque eres riguroso: retiras lo que no has depositado, y cosechas lo que no has sembrado. Él le respondió: Por tu boca te condeno, sirviente indigno. Sabías que soy riguroso, que retiro lo que no he depositado y cosecho lo que no he sembrado. ¿Por qué no pusiste mi dinero en un banco, para que, al volver yo, lo cobrara con los intereses? Después ordenó a los presentes: Quítenle el dinero y dénselo al que consiguió diez veces más. Le respondieron: Señor, ya tiene diez veces más. Yo les digo que a quien tiene se le dará ya quien no tiene se le quitará aun lo que tiene. En cuanto a esos enemigos, que no querían que fuera su rey, tráiganlos aquí y mátenlos en mi presencia. Dicho esto, siguió adelante, subiendo hacia Jerusalén.


Comentarios

¿Por qué se alaba al que produce 10 minas y se le quita el dinero a la persona que no lo incrementa? Si aceptamos esta "teología de la prosperidad", estaríamos ante serios problemas. En una comunidad donde los bienes son limitados, cualquier incremento de la economía implica que alguien queda en la miseria: (a) este tipo de economía va contra la economía de las Escrituras Hebreas, donde Dios no quiere que existan pobres en la comunidad (Dt 15,4); (b) el incrementar dinero sólo era posible practicando la usura tan sancionada por los profetas; (c) desde el punto de vista de Lucas, no se puede seguir a Jesús y a Mamona (dinero [Lc 16,13]). Es probable que, en la comunidad de Lucas haya algunas personas ricas que les está costando trabajo seguir a Jesús, por un lado, y mantener el estatus y el privilegio que las riquezas proporcionan. ¿Cuál es tu actitud ante el dinero? ¿Es el dinero el último fin a conseguir en tu vida? ¿Qué haces para que la salvación llegue a tu casa?

 

 

Visto 35 veces

Please publish modules in offcanvas position.