En la densidad y complejidad del presente, a nosotros oyentes y servidores del Evangelio, la permanente actualidad del llamamiento de Jesús a seguirlo nos interpela.
21
SEPTIEMBRE
Martes
25ª Semana Ordinario
Mateo, apóstol y evangelista (s.I)


Ef 4,1-7.11-13: Ha constituido apóstoles, evangelistas...
Yo, el prisionero por el Señor, los exhorto a vivir de acuerdo con la vocación que han recibido. Sean humildes y amables, tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor, esfuércense por mantener la unidad del espíritu con el vínculo de la paz. Uno es el cuerpo, uno el Espíritu, como una es la esperanza a que han sido llamados, un sólo Señor, una sola fe, un sólo bautismo, uno es Dios, Padre de todos, que está sobre todos, entre todos, en todos. Cada uno de nosotros recibió su propio don, en la medida que Cristo los ha distribuido. El nombró a unos apóstoles, a otros profetas, evangelistas, pastores y maestros. Así preparó a los suyos para los trabajos del ministerio, para construir el cuerpo de Cristo; hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto y a la madurez de la plenitud de Cristo.


Salmo 18: A toda la tierra alcanza su pregón


Mt 9,9-13: ¡Sígueme! Él se levantó y lo siguió
En aquel tiempo vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado junto a la mesa de recaudación de los impuestos. Le dice: Sígueme. Él se levantó y le siguió. Estando Jesús en la casa, sentado a la mesa, muchos recaudadores de impuestos y pecadores llegaron y se sentaron con él y sus discípulos. Al verlo, los fariseos dijeron a los discípulos: ¿Por qué su maestro come con recaudadores de impuestos y pecadores? Él lo oyó y contestó: No tienen necesidad del médico los sanos, sino los enfermos. Vayan a aprender lo que significa: misericordia quiero y no sacrificios. No vine a llamar a justos, sino a pecadores.


Comentario
En la densidad y complejidad del presente, a nosotros oyentes y servidores del Evangelio, la permanente actualidad del llamamiento de Jesús a seguirlo nos interpela. Se enfatiza el carácter sinodal de nuestra identidad: caminantes que recorremos juntos, como discípulos, miembros del pueblo y asamblea de Dios, participando efectivamente en el discernimiento (procesos) y en la toma de decisiones (estructuras). (Sínodo Amazónico, 86-119). Para que esta experiencia de seguimiento sinodal, auténtica forma de vivir y actuar cristiano, tenga lugar, las Iglesias de hoy necesitan una conversión como la de san Mateo, cuya fiesta hoy celebramos. Una conversión de estructuras y de mentalidad que supone no una búsqueda de nuevos métodos para un anuncio más eficaz del Kerygma, sino vivir en proceso de transformación eclesial a partir de una permanente actitud hacia las periferias geográficas y, sobre todo, las existenciales, pues desde ellas es que se convierte el centro. ¿Es sinodal nuestro seguimiento? ¿Te mueve a compasión y cuidado?
Visto 78 veces

Please publish modules in offcanvas position.